Mucho se especula y, casi siempre, se critica sobre el sonido que tendrán los monoplazas de F1 en 2014 con los motores V6 turbo de 1.600 centímetros cúbicos. Las últimas décadas hemos sido testigos de una continua merma en las mecánicas desde que en 1995 Ferrari montase el último V12 que hayamos visto sobre un circuito, y que fue el único que pudo arrebatar una victoria a los todopoderosos propulsores V10 de Renault que llevaron a Michael Schumacher a convertirse en bicampeón.

Tenemos que viajar otros 7 años atrás en el tiempo para encontrar los últimos V6 turbo de la historia de la F1. En 1988 eran la maquinaria predominante, pero en aquel año los que arrasaban eran los coches que montaban Honda (sólo Berger con un Ferrari pudo romper la hegemonía gracias a la fugaz participación de Schlesser en la F1). La década de 1980 estuvo dominada por los propulsores V6 turbo de 1.500 centímetros cúbicos, una configuración muy similar a la que tendremos el próximo año. Y volvemos a hablar de la escudería italiana porque es la que aún no ha “presentado en sociedad” a su nueva criatura para 2014, aunque podemos hacernos una idea de cómo sonarán gracias a los modelos del pasado, como este paseo del monoplaza que condujo Gilles Villeneuve con el equipo de Maranello en una exhibición en Spa.

Renault y Mercedes si que han mostrado algunos detalles de los motores que montarán los otros 8 equipos, ya que Ferrari proporciona motores sólo a dos escuderías (Sauber y Marussia) además de a si mismos. La marca gala fue la primera en demostrar que están haciendo los deberes y nos ha permitido escuchar y ver cómo podrían ser sus propulsores para 2014, aunque claro está que no nos han desvelado todos los detalles. Quizá, la mayor diferencia entre aquellos V6 turbo de hace 25 años y los del futuro será que los nuevos girarán a menos revoluciones y estarán asociados a unas cajas de cambios de 8 relaciones, lo que les dará un sonido más fino y menos ronco.

Estos cambios se observan con más claridad en el vídeo que AMG Mercedes ha publicado con un monoplaza dando una vuelta a Monza en el simulador. Se escucha como los cambios de marcha se producen con más celeridad ya que el corte de revoluciones se alcanza antes y el número de relaciones es mayor que el actual, y además hay que tener en cuenta el mayor papel que jugará la potencia entregada por el sistema eléctrico que sustituirá al KERS actual, tanto que se piensa que los pasos por el garaje se harán sin que el motor de combustión tenga nada que hacer.

Los tres proveedores de motores, sobre todo Mercedes que conseguirá repetir un hecho histórico para las dos escuadras británicas más laureadas, esperan con cautela el regreso de Honda. La marca japonesa regresa a la F1 en 2015 para reeditar un matrimonio lleno de éxitos con McLaren. Puede que lleguen con un año de retraso, pero también es posible que aprovechen para observar los errores de sus competidores y crear un mejor propulsor. Lo que está claro es que apuestan fuerte, y lo demuestran presentando cómo sonará su máquina un año y medio antes de que tenga que trabajar en la pista.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.